Leonor Cabrera Torrado

Guía de viajes interiores

Te acompaño a conectar con tu fuerza interior

Yo soy

Soy Leonor Cabrera Torrado. Me gusta denominarme a mí misma guía de viajes interiores, porque si en algo consiste mi trabajo es en acompañar a personas como tú a bucear bien dentro para conectar con tu fuerza interior y para superar esos bloqueos, tanto conscientes como inconscientes, que te impiden llevar la vida que deseas y que necesitas llevar. 

Me dedico a:

  • Acompañar a personas como tú a conocerse en profundidad, saber cómo son y descubrir qué les impide vivir de forma alineada y conectada con su esencia.
  • Te guío hasta tu fuerza interior para que puedas llevar la vida que deseas llevar y que está ahí esperándote.
  • Formo a profesionales del desarrollo personal para que, al igual que he hecho yo, puedan acompañar a otras personas a realizarse personal y profesionalmente.

 

¿Cómo he llegado hasta aquí? 

Si te soy sincera, esta es una pregunta que me hago muy a menudo. ¿Cómo he llegado hasta aquí, a dedicarme a esto? Cuando se suponía que mi vida estaba ya escrita y tenía el trabajo que siempre había deseado como periodista, a los 35 años, comencé un proceso de desarrollo personal. El catalizador para iniciar este proceso fue una crisis de pareja, pero ahora me doy cuenta de que en realidad aquello fue una excusa y que había una parte de mí que necesitaba emprender un viaje interior para saber quién era en realidad. A través de la terapia gestalt, humanista y del trabajo integrativo y transpersonal en el Programa SAT de Claudio Naranjo empecé a darme cuenta de que dentro de mí había una serie de inquietudes a las que no les había dado salidas.

Mi crisis de identidad comenzó cuando a través del trabajo con el eneagrama, un sistema de identificación de tipos de personalidad que es la base de mi trabajo, me di cuenta de que no sabía responder a una sencilla pregunta y esa pregunta es «quién soy yo».

En ese momento se abrió el suelo debajo de mis pies, hice algo parecido a lo que hizo Alicia en el país de las maravillas al caer por el agujero y me dediqué a dejarme caer, a conocerme en profundidad y a intentar responder a esa pregunta que resonaba con fuerza dentro de mí: «¿Pero quién soy yo?».

 

 

 

 

Lo que descubrí sobre mí

La fuerza había sido una constante en mi vida

Ya desde pequeña una parte de mí se obsesionó con ser fuerte. Desde muy pronto, en mi infancia, se instaló en mí la creencia de que la vida es un sitio peligroso en el que sólo los fuertes sobreviven, así que desde muy pequeña me dediqué a mostrarme fuerte porque entendí que esta era la manera de sobrevivir. Con el trabajo personal me di cuenta de que la fuerza física y emocional no era el camino, que lo importante es la fuerza interior, esa que está ahí dentro esperando ser rescatada y salir. 

El camino de la vulnerabilidad como fuente de fuerza

Vi que había estado equivocada durante toda mi vida y que aquello que más había rechazado, que era mi parte más vulnerable y más tierna, era lo que más fuerza me daba. Conectar con estas partes mías que habían estado olvidadas hizo que apareciera mi misión en la vida, consistente en hacer que otras personas rescaten su fuerza interior y guiarlas a través de sus viajes interiores para que puedan conectar con su esencia.

Comprendí que existían otros niveles de conciencia

Ante mí, que tan racional había sido, se abrieron nuevos niveles de conciencia relacionados con lo transpersonal y comprendí que además del campo de lo tangible hay otros campos energéticos con información muy valiosa sobre quienes somos y para qué hemos venido a esta vida. 

Ser, servicio y verdad

También aparecieron los valores que a día de hoy me guían como faros de luz a los que mirar, tanto en mi vida personal como profesional, y que son ser, servicio y verdad.

¿Qué he hecho estos años?

El último cuarto de mi vida ha estado dedicado al desarrollo personal. Es paradójico porque ahora me doy cuenta de que mi vida se ha desarrollado hasta este momento en tres etapas, cada una de ella dedicada a trabajar lo que en el eneagrama se llaman los centros instintivos y que en mi logotipo están representados por esos tres círculos entrelazados.

La primera etapa estuvo dedicada a trabajar con mi cuerpo. Desde muy niña encontré en el deporte una manera de expresarme. Practiqué casi todos los deportes habidos y por haber, desde el tenis, hasta la natación, el balonmano o el judo, pero fue en el atletismo donde encontré un campo en el que desarrollarme, de modo que  mi adolescencia se centró  en entrenar y en competir. De hecho, gané muchos campeonatos e incluso fui internacional.

Durante aquellos años también completé la carrera. Elegí Periodismo porque quería contar historias y nada más acabar la carrera cambié el atletismo por el Periodismo, primero en una agencia de noticias y después en un periódico en el que escribía de Economía. Aquel momento fue el de trabajar sobre todo desde lo mental. Quince años de dedicación, mucho trabajo y mucha pasión por lo que hacía.

Descubrir el mundo del desarrollo personal a través de la terapia gestalt y humanista fue para mí un antes y un después en mi vida. Accedí por primera vez al mundo de las emociones, sentí lo que no había sentido en muchos años de vida y comprendí que mi camino era el de acompañar a otras personas en sus viajes interiores y a conectar con su fuerza interior.

 

Mi recorrido vital

Estudié Periodismo

Y estuve 15 años trabajando en medios de comunicación.

Hice un proceso de terapia humanista y gestalt

Ahí se abrió para mí un camino de crecimiento en el que sigo a día de hoy.

Comencé el Programa SAT con Claudio Naranjo de autoconocimiento a través del eneagrama con el que hoy colaboro

Este paso supuso un antes y un después en mi vida. Conocerme en profundidad a través del eneagrama ha puesto en mi vida el servicio a los demás y el trabajo con el carácter como núcleo de mi trabajo. Mi viaje en el SAT comenzó en 2010 y continúa a día de hoy, en el que colaboro con este programa para buscadores de la verdad.

El reiki y la meditación me dieron otra visión sobre mí

Experimentar el trabajo con el reiki de la mano de María Salmerón y con la meditación fue entrar en un mundo nuevo pero no por ello desconocido, pues con el paso de los años me he dado cuenta de que la práctica del deporte me había dado desde niña estados de conciencia parecidos a los que aparecen con este tipo de prácticas.

El coaching llegó a mi vida

Llegué al coaching buscando una alternativa laboral al Periodismo cuando sentí que el mundo de los medios ya no era el mío. 

Me formé como terapeuta humanista y gestalt

La terapia humanista y gestalt me permitió conocerme mejor a mí misma y hacer un proceso de formación en el Centro de Psicología Humanista de Málaga como terapeuta me permitió aprender a cómo aplicarla con los demás. 

Fundé Viventi, mi escuela de desarrollo personal

Crear Viventi fue el resultado de mi primera etapa dedicada a mi desarrollo personal. Viventi es mi escuela de desarrollo personal, que creé junto a mi hermana Alejandra en la que había sido la casa de nuestros abuelos. Hoy la gestiono junto a mi socia Pilar Pineda y para mí esta escuela es un faro de luz destinado a aumentar el nivel de conciencia de la sociedad, facilitando que las personas vivan en ellas (Viventi viene de ‘viven en ti’) y formando a profesionales del desarrollo personal. 

Conocí el método wingwave

Trabajar con el método wingwave de la mano de Vicens Olivé yde Aina Olivé supuso un nuevo nivel de profundidad en mi trabajo, pues me dio la herramienta para realizar desbloqueos muy profundos en las personas y acompañarlas a superar miedos y limitaciones. A día de hoy, soy co formadora acreditada de wingwave por el Instituto Besser-Siegmund de Hamburgo, creador de este método.

Escribí mi libro 'El camino de la fuerza interior'

En un retiro de aislamiento con Claudio Naranjo en 2016 surgió el germen de mi libro ‘El camino de la fuerza interior’ y  ahí también nació la semilla del trabajo que desarrollo hoy en día relacionado con guiar a las personas a conectar con su fuerza interior.

La PNL me dio un puente entre la comunicación y el desarrollo personal

El trabajo con la Programación Neuro Lingüística supuso para mí establecer un puente entre el mundo de la comunicación, al que dediqué 15 años de mi vida, y mi trabajo dentro del desarrollo personal. Inicié mi formación en PNL en el Institut Integratiu de Barcelona y la completé en el Institut Gestalt. 

Aprendí a trabajar con constelaciones familiares y sistémicas

Mi trabajo se completó y enriqueció con la visión  sistémica a través de mi formación en constelaciones familiares y sistémicas con Ecos, escuela de Peter Bourquin y Carmen Cortés, y que he completado con una especialización de constelaciones y parejas con Joan Garriga.

Conocí los registros akáshicos y se abrió una puerta hacia el trabajo con el alma y energético

Desde marzo de 2020 hasta junio, coincidiendo con el confinamiento por el Covid-19, se abrió ante mí la puerta del trabajo con los registros akáshicos, primero para mí y después para otras personas. Iniciar un trabajo más energético me hizo descubrir que es posible entrar en el campo del alma de una persona, al igual que hacemos a través de una constelación familiar, y de alguna manera leer la información de aquello que tiene pendiente. Esta web nace precisamente de este trabajo en el que me ha iniciado Nuria Remús de Espaipertú.

Algunos de mis vídeos

¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies